LA AVENTURA DEL TANGO: LA PENA BOHEMIA

LA AGENCIA MUNDIAL DE PRENSA The World Press Agency

ANTONIO PIPPO PEDRAGROSA Columnista

Nadie se deja llevar, cuando aún es temprano para vivir, por la noche, el alcohol, la alegría con los amigos y el presente, y nadie se brinda sin tasa, al pedido de cualquiera, y complace a todos como en un frenesí, si no carga una pena o una melancolía que quizás no quiere aceptar.

Hubo un hombre así, siempre con una sonrisa.

Su barrio, Goes. Su café, el viejo y todavía de pie Vaccaro.

Carlos Roldán –Carlitos, siempre- fue barrio, café y bohemia. Murió el 16 de junio de 1973, poco antes de cumplir sesenta años; había nacido el 31 de diciembre de 1913 y fue anotado en el Registro Civil como Carlos Belarmino Porcal.

De niño se apasionó por el canto: tiempos donde la radio inundaba sus oídos con las voces de Gardel, Razzano y Magaldi, a quien al principio quería imitar. De pantalones cortos…

Ver la entrada original 642 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s